EDITORIAL

UN NORTE PARA LA PAZ

Pobre en medio de tanta riqueza, el norte paceño sigue soñando con el desarrollo. La falta de iniciativas que
equilibren las necesidades de progreso con las obligaciones proteccionistas del medio ambiente, hace que esta
región permanezca sumida en la pobreza.
Guillermo Valencia














E
ran las 11: 00 del Jueves 17 de mayo, cuando comunarios ingresaron en vehículos hacia el núcleo del Parque
Nacional Madidi, como medida de presión, ante la sordera del gobierno a sus demandas. El 22 de abril, un
cabildo en Apolo determinó la toma física y simbólica del parque buscando se dé respuesta a las  demandas de
exploración de petróleo, apertura del camino Apolo-Azariamas-Ixiamas y la anulación de las Tierras  Comunitarias
de Origen (TCO) Leco,Tacana y Pilón  Lajas dentro la provincia Franz Tamayo.

La respuesta del Gobierno no se dejó esperar.  Los lugareños debían abandonar la reserva porque estaban  
violando la ley. El envío de un contingente de 300 militares y 100 policías ocasionó la airada reacción de los  
pobladores, y en el corolario de la acción hubo enfrentamientos. La mirada expectante del país se centró en lo
que sucedía en esta región del rico pero, al mismo tiempo, olvidado  norte paceño.

Dos visiones, al parecer antagónicas e irreconciliables, cobraron vigor: por un lado la de quienes  defienden el
parque como el reservorio de biodiversidad más importante de la región, y, por otro, la de los del  lugar, quienes
consideran que el desarrollo no se puede seguir postergando.

La pregunta sobre cuál es el norte  de La Paz marca un horizonte de visibilidad sobre qué se entiende en el
imaginario colectivo de los paceños  como desarrollo regional.

Desde principios del siglo XVIII, el mentado desarrollo regional se convirtió en mito y es parte del discurso  
empleado por el folklore político. Cada aniversario cívico es ocasión para repetir el rito de las promesas de  
mejores días para el norte.

En la década de los años setenta emergieron las Corporaciones de Desarrollo. En el departamento, la
Corporación de Desarrollo de La Paz (CORDEPAZ), con la iniciativa y el entusiasmo de la visión desarrollista  de
la política del gobierno de turno, planteó la perspectiva de crear los mentados polos de desarrollo. Dentro de ese
escenario, un mito que se creó fue el colosal Complejo Agroindustrial de San Buenaventura que, se dijo,  sería el
protagonista del despegue del desarrollo para el departamento. Se desperdiciaron muchos recursos  
económicos sólo en la elaboración de proyectos sin el establecimiento de resultados.

Nada ha cambiado desde entonces, y más que discursos el norte necesita que se promuevan iniciativas y un  
espacio de coordinación de acciones del Estado, la Prefectura, los actores sociales y la empresa privada,
además de las representaciones sociales, cívicas, gobiernos locales, sector académico, profesionales y otros, y
trazar un norte integral y sostenible para el departamento de La Paz.

Hidrocarburos en el norte

Cnl. Félix Molina, Presidente del Centro Cívico de Residentes de Apolo

“La esperanza  de los norteños es tener una región poderosa en la producción petrolera, agropecuaria,
ganadera y forestal; en realidad lo tenemos todo, sólo que no se da la importancia necesaria”.

La mesa IX del Consejo Mayor de Desarrollo Regional del Departamento de La Paz expidió un diagnóstico sobre  
las concesiones petroleras en el norte, el cual detalla que en la actualidad existen dos áreas con contratos y  
arrendamiento de exploración y explotación con compañías privadas, y una otorgada a Yacimientos Petrolíferos  
Fiscales Bolivianos. A la fecha, el estado de dichas concesiones es el siguiente:



















    Apolo espacio ideal para la ciudad intermedia de La Paz, temperatura media entre 18º y 24º

• Contrato con la brasileña Petrobras para exploración y explotación en el bloque Río Hondo, paralizado desde  
septiembre de 2004 por encontrarse dentro de un área protegida, en el Parque Nacional Madidi - Pilón Lajas. No  
tienen la licencia medioambiental otorgada por el SERNAP

• Contrato con Repsol - Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) para la exploración y explotación en
el Bloque Tuichi, paralizado desde diciembre de 2002 porque se encuentra dentro del área protegida Parque
Nacional Madidi - Pilón Lajas.

• YPFB tiene asignado un bloque de operación de 240.500 hectáreas en el Madidi, en el que se puede realizar la
exploración por cuenta propia y/o a través de una sociedad anónima mixta, con participación de capital privado.

Los contratos de Petrobras y Repsol-YPFB se encuentran vigentes, y en cualquier momento se producirá la  
finalización del plazo otorgado  a las compañías petroleras de acuerdo a las normas y ley vigente. (1)

Petróleo  crudo en Apolo

Habitantes del Municipio de Apolo dieron a conocer la existencia de valiosos recursos hidrocarburíferos en su
región. Recolectaron petróleo bruto y lo llevaron a los laboratorios de la Carrera de  Ingeniería Petrolera de la
UMSA, instancia que confirmó y certificó que las muestras analizadas eran petróleo  pesado.

Los comunarios y vecinos de Apolo dieron a conocer, además, la existencia de otros cinco brotes de  petróleo.
Algunos medios de comunicación se dirigieron a los distintos lugares y verificaron la existencia de estos  
manantiales.

Las emanaciones de petróleo en bruto circundantes a Apolo se encuentran en los siguientes lugares: Río  
Zapallo, comunidad Sarayoj, distante a 120 km de Apolo; río Kerosene, comunidad Azariamas, distante 80 km de
Apolo; Bandera Roja, a orillas del río Tuichi, a 90 km de Apolo; río Maravillas, a orillas del río Tuichi, a 85 km de
Apolo. Chapi-Kendeque, al sur a 150 km de Apolo. (2)

La toma de decisiones sobre su explotación está en manos del Poder Ejecutivo. Lamentablemente, YFPB no  
iene la capacidad técnica ni financiera para realizar programas de inversión de riesgo en áreas no tradicionales
como en el norte de La Paz; en consecuencia, se tendrían que realizar alianzas estratégicas con empresas que  
cuenten con los recursos para la exploración.

Las venas verdes del norte

La Paz ha sido etiquetado como departamento altiplánico, cuando, a ciencia cierta, el 60 por  ciento de este
espacio geográfico es cabecera de valle, valle, yungas y amazonia. La etiqueta, sin embargo, parece estar
decidiendo cuál será su futuro.

El norte es la articulación geográfica del ande y la amazonia, cuya variedad de pisos ecológicos representa una  
oportunidad imperdible para, por ejemplo, el desarrollo de distintas modalidades de turismo.

Cuatro áreas protegidas de suma importancia se encuentran en territorio paceño. La primera: el Parque
Nacional  y Área Natural de Manejo Integrado Madidi es considerado uno de los más megadiversos del planeta.
Está ubicado en el noroeste de La Paz, en las provincias Franz Tamayo, Abel Iturralde y Larecaja.

Por el constante riesgo, los habitantes y las autoridades políticas tienen la obligación de tramitar la declaración  
del Madidi como Patrimonio Natural de la Megabiodiversidad para la Humanidad ante los organismos
internacionales pertinentes.

La segunda es el Área Natural de Manejo Integrado Nacional Apolobamba. Para los especialistas es el referente  
más adecuado para las caminatas o treking. Está ubicado al oeste norte de La Paz, en las provincias Bautista
Saavedra, Franz Tamayo y Larecaja, e involucra territorialmente a los municipios de Pelechuco, Apolo, Curva,  
Charazani y Guanay. Posee una belleza escénica debido a la presencia de imponentes nevados como el
Akamani, Presidente y el Katantika, además de lagunas de origen glacial e impresionantes glaciares como el  
Chaupi Orcko que es uno de los más grandes del mundo.

También importante es la Reserva de Biosfera y Tierra Comunitaria de Origen Pilón Lajas, compartida por Beni y
La Paz. Está ubicada entre las provincias  Ballivián, Sud Yungas y Franz Tamayo, y tiene una superficie de 4.000
km2. El clima es cálido y húmedo. El rango altitudinal varía entre 3.000 msnm y 250 msnm.

La Reserva Forestal quinera, copalera e inciencera del Atén posee los productos silvoforestales más exóticos
para usos ceremoniales y religiosos, como el incienso y el copal.  Este espacio era la farmacia natural de los
callawayas (médicos tradicionales) en el incario. En él se desarrollan muchos otros productos medicinales como  
la quina, la uña de gato o la cola de caballo. Se encuentra a 40 kilómetros al sur del municipio de Apolo, con una  
altura que varía entre los 1500 msnm a 200 msnm.

Turismo como premisa

Enrique Pacheco Presidente del Comité Cívico Pro La Paz

“ Veo al norte como un centro producción e industrialización petrolera y vertebrado de  Estancia ganadera
Chiquitos San Buenaventura. caminos pese a quien le pese. Lo importante es el desarrollo de la región”.














Estancia ganadera Chiquitos San Buenaventura

Las posibilidades para explotar el turismo en el norte paceño son infinitas ya que se calcula que el 50 por ciento
de este territorio es desconocido.

Existen escenarios ideales para desarrollar el turismo de aventura, el científico, etnoturismo, ecoturismo,
agroturismo o silvoturismo.

Las políticas departamentales en este rubro se han desarrollado escasamente por la falta de niciativas y el
conocimiento de la región. Entre los destinos y rutas turísticas se pueden mencionar:

• De los Andes a la Amazonia, ruta ecológica para caminata por el sendero del Pepta. Incluye las poblaciones de
Pelechuco, Pata, Santa Cruz del Valle Ameno, Apolo y Azariamas. Se trata de un recorrido por camino incaico
Kapaj Ñan.

• De la Penillanura al llano. Involucra a Apolo,Cuchihuani, Mamacona y San José de Uchupiamonas. Incluye el
recorrido por las ruinas incaicas. Esta era la ruta antigua de los ganaderos y se conectaba con el Beni.

• De la cabecera del río Tuichi Virgen del Rosario a San Buenaventura. Esta puede ser una aventura llena de
emociones para intrépidos navegantes de aguas bravas. La ruta es considerada por los expertos como la tercera
más importante en el mundo para la práctica del raft.

• Navegando por las nacientes del río Beni, se puede realizar una travesía de dos días en bote desde Mayaya a
puerto El Carmen hasta Rurrenabaque, con opción de realizar pesca y disfrutar de la naturaleza.

• El recorrido por el único bosque seco de Sudamérica, Azariamas, visitando las antiguas haciendas de la región
del Tuichi y Ubito.

• Una visita al Albergue Ecológico Chalalán, ubicado en la Provincia Franz Tamayo, del Municipio de Apolo, a
orillas del Tuichi. Este lugar ha sido incluido entre los diez destinos turísticos imperdibles en el mundo.

• Una travesía por las pampas de Ixiamas, El Tigre y el Heath, donde se encuentran formas más caprichosas de
la expresión de la naturaleza.

• Recorrido por las haciendas ganaderas en cabalgatas de caballo, con comida típica del lugar.

• Observar las expresiones simbólicas de la cultura de los pueblos originarios de los tacanas, lecos, toromonas y
esse ejja.

• Visita el cráter Iturralde, producto de la caída de un meteoro, que se encuentra en el extremo del municipio de
Ixiamas.

En busca del desarrollo

José Luis Paredes, Prefecto del departamento de La Paz

El norte es el espacio que puede generar el mayor y màs rápido desarrollo del departamento, tiene bosques
minerales, agua, petroleo y capacidades para carburantes orgánicos. Mi proyecto es realizar un “Tren
Ecoturístico” de Apolo a Ixiamas por el Madidi con las medidas de protección.


La Prefectura del Departamento de La Paz, la Mancomunidad de Municipios del Norte, la Brigada Parlamentaria,
el Consejo Mayor de Desarrollo Regional, el Comité Cívico Pro La Paz y la Fundación Nuevo Norte vienen
proponiendo nuevas líneas estratégicas para el desarrollo del norte del departamento.

Partiendo de la premisa de que el que no produce no come ni vende y, por tanto, no hace de su tierra habitable,
la alternativa que se presenta en el norte es la producción orgánica certificada, que tendría un valor agregado en
los mercados nacionales y externos.

El propósito es crear cadenas productivas competitivas que beneficien a los habitantes del lugar con el
mejoramiento de su calidad de vida. De acuerdo con el mapa de pobreza del Instituto Nacional de Estadística
(INE), la region registra un promedio del 90 por ciento de pobreza, en un entorno de ingentes recursos.

Con la promulgación de la Ley 3546 se reactiva el proyecto anhelado durante muchos años, marco en el que la
Prefectura del Departamento de La Paz ha determinado invertir 200 mil dólares para actualizar el proyecto a
diseño final que se encontraba en el archivo desde 1977 en los almacenes de Cordepaz, porque llegó el
momento de ponerse los
pantalones largos en la toma de decisiones a nivel departamental.

El proyecto integral, en su etapa de consolidación,tendría un costo de 60 millones de dólares. Las características
de la empresa agroindustrial tendrían un carácter público, patrimonio propio, autonomía de gestión técnica,
financiera, administrativa y legal, con participación y control social, y estaría bajo tuición de la Prefectura. Se
define como una empresa de carácter público y social, una experiencia que requiere de transparencia y
responsabilidad.

El complejo Agroindustrial de San Buenaventura entraría en funcionamiento a partir de la zafra del 2009. Para
esta primera fase se están preparando un total de 10.000 hectáreas hábiles para los cultivos y, por otro lado, ya
se empezó con la distribución de 75 toneladas de semilla donadas por la Asociación de Cañeros de Bermejo
(Tarija) y la CAINCO de Santa Cruz.

El complejo produciría cinco mil toneladas de caña al día para la molienda, lo que equivale a 14 mil quintales
diarios de azúcar orgánico y 50 mil litros de alcohol carburante o etanol, además de 120 toneladas de bagazo
hidrolizado y 5 mil kilowats de energía eléctrica por hora. Además, estaría en condiciones de producir otros
derivados, como el bioabono de cachaza, melaza, chancaca, miel de caña y alimento balanceado para el ganado.

En lo que toca a la generación de empleo, el complejo sería fuente de trabajo para más de seis mil personas
durante la zafra. Sólo en el mantenimiento agrícola, estaría en condiciones de albergar a 573 operarios, además
de 1.607 para el proceso industrial, y proporcionaría 33.596 empleos directos. (3)

Productos orgánicos alternativos

La producción de café orgánico certificado tuvo su primera experiencia con la Asociación de Productores de Café
de Apolo (APCA), quienes tienen una producción certificada, cuyo producto estrella se denomina café Madidi,
comercializado por la cadena Alexander Coffee con mucho éxito.

Otra de las alternativas es la producción de derivados del incienso, el copal y la quina, a través de la Asociación
de Productores de Incienso de Apolo. La producción de estos productos se da en un 95 por ciento en la región.

Otros productos ecológicos cuya producción se puede incentivar son los aceites de palma real y majo, además
de productos a base a camucamu, cupuazú, achachairú, palmito, cacao, copaibo, sinini, chimas, yuca, bananos,
motacú, arroz, cayú, miel orgánica, cúrcuma, vainilla, variedad de cítricos, además de piscicultura y zoocriaderos,
fomentando también el rescate de especies nativas.

Planes de manejo sostenible del bosque para la utilización de los recursos forestales generarían en la región
interesantes dividendos, siempre y cuando se le dé un valor agregado y sea tratado por los habitantes de la
región.

La ganadería orgánica libre de aftosa y la crianza con pasturas naturales mejoradas sin productos químicos y
hormonas tiene un espacio en las llanuras y pampas de Ixiamas,
Apolo y el Heath.

Así, el departamento de La Paz podría negociar con organismos mundiales de defensa del medio ambiente la
generación de Carbono, Mecanismos de Desarrollo Limpio (MDL) y el oxígeno que la selva norteña produce
gracias a sus 8,6 millones de hectáreas de bosque amazónico. Otros países como Costa Rica y Brasil obtienen
beneficios a cambio.

Caminos: la manzana de la discordia

El punto del mayor conflicto en la actualidad es
la apertura de caminos por la presencia de las áreas protegidas el Madidi y Pilón Lajas, que se encuentran en
medio de las rutas fundamentals planificadas con anterioridad.

Existen dos opciones de construcción. La primera, denominada Ruta 1 (F-16, Servicio Nacional de Caminos, D.
S. 25174 del 21-8-98), cuyo trazo data de 1976, sería la siguiente: La Paz, Achacachi, Charazani, Camata, Apolo,
Tumupasa, Ixiamas, Puerto Heat, Cobija. Es denominada también “La ruta de la integración dentro de casa”,
porque no sale del departamento paceño.

Esta ruta es defendida por los pobladores de Apolo, Ixiamas, Tumupasa, la mancomunidad del Norte y el Comité
Civico Pro La Paz, por ser más directa y tener una distancia aproximada de 600 km. Para terminar su
construcción falta conectar el tramo Apolo - Azariamas con San José de Uchupiamonas-Iturralde, vale decir, entre
80 a 90 km, aunque el problema radica en que éstos atraviesan el parque Madidi en su área de manejo
integrado, lo que significa que está permitido realizar trabajos con criterios planes de manejo sostenibles.

La otra alternativa sería seguir la ruta Apolo, La Paz, Caranavi, Yucumo (Beni), Rurrenabaque (Beni), San
Buenaventura, Tumupasa, Ixiamas, cubriendo una distancia de 1.200 km. Las desventajas están a la vista: la
carretera triplicaría su distancia e ingresaría al departamento del Beni para llegar al norte.

La Ruta 2 (corredor bioceánico) parte de La Paz con rumbo a Caranavi, Suapi, Quiquibey (Beni), Yucumo (Beni),
Rurrenabaque (Beni), San Buenaventura, Tumupasa, Ixiamas, Puerto Heath, Cobija. Esta carretera tiene una
distancia aproximada de 800 km de distancia. Es denominada “La ruta de la integración por casa ajena”, es
decir, Beni, donde se tiene que pagar impuestos por transitar con ganado y otros productos. En realidad
implicaría la integración con el Beni y no necesariamente con el norte paceño.

Esta posición es defendida a rajatabla por ONGs ambientalistas y el Estado. (4) Dentro del tema de la
vinculación, es de suma mportancia contar con aeropuertos para facilitar el flujo turístico a la región y que éstos
operen en condiciones técnicas apropiadas.

Se tiene proyectado el asfaltado de la terminal aérea de Apolo; por otro lado, la adecuación aeroportuaria de la
terminal aérea de Ixiamas, que ya se encuentra asfaltada.

La iniciativa privada

Carola Capra, Directora ejecutiva de la Fundación Nuevo Norte

“Los paceños ven al norte de La Paz como el futuro promisorio, pero cómo tener una maravilla allá y no
aprovecharla”

La Fundación Nuevo Norte nació en mayo de 2005 con la inquietud de hacer del Departamento de La Paz un
lugar próspero y con futuro. Reúne a un centenar de empresarios, profesionales e intelectuales que trabajan y
viven en el departamento, y que han tomado la decisión de aportar con su tiempo, sus conocimientos y
experiencia para promover desarrollo productivo sostenido.  
Tienen la firme convicción que La Paz cuenta on los recursos y las potencialidades suficientes para crear
prosperidad en beneficio de todos sus habitantes y está convencida que para lograrlo hace falta concertar y
dirigir esfuerzos dispersos, así como arriesgarse a emprender acciones de intervención comprometidas y de
calidad en sectores con mayor potencial de crecimiento. (5)

Nuevo Norte pretende ser un espacio de articulación, enlace y gestión para las ideas productivas.

Uno de los objetivos centrales que tiene esta fundación es impulsar iniciativas que involucren y vinculen a los
productores, tendentes a maximizar los impactos en la generación de riqueza y empleo, e intercambiar
experiencias y conocimiento entre pequeños, medianos y grandes empresarios. La concurrencia a este espacio
construye lazos interculturales y de amistad entre los productores.

La fundación cree que es fundamental identificar oportunidades de desarrollo en la región, y no sólo en recursos
naturales, sino también en la gente, pues puede cumplir un rol importante, a pesar de no haber contado con
apoyo.

Nuevo Norte va estableciendo alianzas estratégicas para desarrollo sostenible de la madera. En forma
coordinada con un grupo de profesionales del proyecto Bolfor II, se generó un modelo de Asociación Empresarial
Privado  Comunitario denominado Desarrollo Forestal Sostenible en el Norte de La Paz. El proyecto busca
establecer la empresa mixta (privadocomunitaria) para la instalación de un centro de extracción de madera a
través de la asociación empresarial de por lo menos una organización forestal comunitaria (OFC) o asociación
social del lugar (ASL) del municipio de Ixiamas, provincia Iturralde, con un Fondo Financiero o una Institución de
la Cooperación Internacional.

Por otro lado, viene incentivando la producción de cacao orgánico silvestre en comunidades del norte a través
de asociaciones e iniciativas privadas.

El hecho de ser diversos y estar desconectados no significa que no se pueda construir un solo imaginario de
esperanzas, sueños y realidades.

El tema urgente en el nivel de toma de decisiones es elaborar un Plan Integral de Desarrollo del Norte Paceño
con rango de Ley, de manera concertada, participativa, transparente y equitativa, que satisfaga las aspiraciones
de cada municipio de la macro región.
Cascada Vilipisa Vaqueria en el municipio de Apolo.
Es Lic. en Comunicación Social, con
maestría en Comunicación y Desarrollo,
Epecialidad en Seguimiento y Evaluación
de Política Pública Local, Control Social,
Anticorrupción y Docente Universitario.
Menu Editorial
Home - Retorne